domingo 29 de marzo de 2020 - Edición Nº2468

Política | 17 feb 2020

Habló de un recorte "bestial"

Simone afirmó que la prioridad serán las obras con impacto en la vida de la población

Durante una entrevista, el funcionario explicó que el gobernador Axel Kicillof le pidió llevar adelante obras "que tengan algo de impacto en la vida de la población y que mejoren su vida", por lo que trabaja en un plan estratégico para atender "las particularidades de cada región en una provincia muy diversa".


En el caso particular de la obra pública, el titular de la cartera explicó que existen más de un centenar de obras detenidas. Actualmente “hay unas 250 obras por alrededor de $ 11.600 millones”, comentó Simone. Luego remarcó: “Desde mayo de 2018 empezó un ajuste presupuestario muy fuerte sobre todo desde la suba del dólar y el acuerdo con el FMI. Encima, en 2019 Nación le pasó un montón de gastos a la provincia, por lo que se ajustó aún más el presupuesto”.

El ministro de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense, Agustín Simone, criticó la gestión de la exgobernadora María Eugenia Vidal por haber paralizado la ejecución de obra pública durante los dos últimos años de mandato, y aseguró que se recibió la provincia "en terapia intensiva".

El funcionario denunció que en los últimos dos años se recortó el presupuesto para obras públicas de manera "bestial". "Después de las PASO, el Ministerio dejó de pagar todo, menos los sueldos: desde la luz hasta las obras propias y las transferencias a los municipios. Hubo un corte absoluto en la cadena de pagos", aseguró en una entrevista con la agencia Télam.

Según Simone, actualmente hay unas 250 obras paralizadas por alrededor de $ 11.600 millones. El plan de trabajo de la actual gestión incluye una evaluación de las obras y una priorización de aquellas que tengan "más impacto en la vida de la gente". En ese sentido, aseguró que la idea es enfocarse en un plan de vivienda monitoreado por el ministerio de Desarrollo Social.

Sobre los subsidios al transporte público, indicó que "en 2019 Nación le transfirió a la provincia el subsidio al transporte y a la energía. Se pagaron $ 35.000 millones cuando el presupuesto de infraestructura fue de 14.000 millones. A la provincia la mató. Este año se va a 50.000 millones. Estamos conversando con Nación para ver si puede volver a su órbita. Sería una gran ayuda, pero no es fácil porque justamente lo transfirieron para poder pagar su déficit. Es curioso que hablen de la recuperación del Fondo del Conurbano porque todas estas transferencias terminaron haciendo neutra esa mejora".

Por otra parte, el funcionario se refirió a las obras más urgentes y, en ese sentido, manifestó que "tenemos que trabajar en situaciones de manejo del agua tanto ante inundaciones como en cuanto a provisión de agua y cloacas. A nivel vial, hay rutas como la 6 o la 11 sobre las cuales hay que empezar a trabajar de modo más intenso. No sólo hay que invertir sino ver el control de cargas para que una vez que se hace la obra no la destruyan los camiones. Es muy importante el tema de la seguridad vial: atacar los puntos donde hay accidentes por problemas de infraestructura como falta de puentes peatonales, semáforos, rotondas mal señalizadas, banquinas no marcadas".

Por último, explicó cuáles fueron los pedidos del gobernador Kicillof. Sobre este tema subrayó:  "El gobernador quiere que hagamos obras que tengan algún impacto en la vida de la población. Eso, en una provincia tan grande y diversa varía de acuerdo con los lugares. Según el lugar, puede ser manejo de inundaciones, ampliación de redes de agua potable y cloacas, acciones sobre seguridad vial en una ruta provincial que cruce el tejido urbano, proveer de infraestructura urbana como luz, gas o agua"

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
NOTICIAS RELACIONADAS