lunes 25 de mayo de 2020 - Edición Nº2525

Interés General | 29 ene 2020

Estupor

Extraño OVNI triangular sobrevoló Bragado

El insólito suceso ocurrió en la localidad de Mechita, a pocos kilómetros de la ciudad cabecera del distrito. NOTICIA BAIRES dialogó con el reconocido investigador del fenónemo OVNI Luis Burgos, quien se encuentra estudiando el caso. De acuerdo al relato de un testigo, un objeto en forma de triángulo surcó el cielo de ese pueblo del interior bonaerense durante la noche del pasado 24 de enero. Lo hizo en total silencio y a muy baja altura.


Por: Alejandro Vertech

Luis Burgos nació en Ensenada pero vive en La Plata. Desde comienzos de la década del 70 se dedica a indagar sobre el fenómeno OVNI y cuenta con miles de casos investigados. También tiene cientos de artículos escritos y es autor del libro “Expedientes OVNIS Los Archivos Clasificados Argentinos”, donde recopila con lujo de detalles casi medio siglo de apariciones de objetos voladores en el país. En diciembre de 1984 creó la Fundación Argentina de Ovnilogía (FAO), con quien realiza vigilias en varios lugares considerados “calientes”, entre ellos “El Nido” en la Bahía Samborombón y la famosa “Zona 72” de la capital bonaerense.

 

NOTICIA BAIRES entrevistó a Burgos sobre un hecho que está sacudiendo a ese distrito ubicado en el centro noroeste de la provincia de Buenos Aires.  Al respecto, el investigador sostuvo que “comenzamos este 2020 con algunos casos interesantes, con uno particularmente extraordinario que ocurrió en un pueblo de Bragado que se llama Mechita, donde tenemos un testigo de alta confiabilidad y un encuentro de características excepcionales por la descripción que hace en el testimonio”.

 

“Este muchacho, para empezar, tiene una virtud y es que no está contaminado por la temática Ovni. No es una persona apasionada que consume o que lee en redes sociales. Él había escuchado por ser alguien que anduvo por muchos lugares de la provincia y, obviamente, mucha gente ha escuchado hablar de ovnis, platos voladores, naves extraterrestres. A este muchacho nunca le había llamado mucho la atención, porque nunca había sido testigo de nada”, detalló.

 

“La noche del 24 de enero a las 22.30 aproximadamente, se encontraba en lo de un amigo que estaba cocinando unas pizzas caseras. Prende el horno y este muchacho (el testigo) dice que sufría un calor bárbaro adentro de la vivienda”, continuó Burgos, quien brindó más pormenores del extraño caso.

 

De acuerdo al relato que el hombre le brindó al investigador platense, éste “primero se sacó la remera y le pidió permiso al dueño de casa para salir a fumar un cigarrillo porque estaba muerto de calor adentro de la misma. Así lo hace, sale, se saca la remera, se recuesta sobre su auto y ni bien levanta la vista dijo que vio una cosa que hizo que se replantee un montón de cuestiones”.

 

Sobre lo observado en el cielo de Mechita durante esa apacible noche de fines de enero, Burgos afirmó que el testigo le comentó que se trataba de “un objeto triangular de color negro, que calcula era más grande que una casa de 10 o 15 metros, más oscuro que la noche y le nota tres aros rojos en cada uno de sus vértices. Era un triángulo equilátero perfecto que se desplazaba muy lentamente con la particularidad que lo iba haciendo en forma giratoria en contra de las agujas del reloj”. Y agregó: “Lo más curioso y que le provocó un fuerte susto a esta persona es que le pasa prácticamente por arriba de su cabeza y de los árboles, que el calcula tienen unos 15 metros de altura. Esto, según él, no superaba los 50 metros de altura e iba en total silencio, no realizaba ningún ruido”, detalló.

 

“El testigo quedó perplejo y cuando reaccionó empezó a gritar ‘un ovni, un ovni’, hasta que salieron los familiares y el amigo, que quisieron ver y ya no había más nada. Al objeto lo tapaban las casas y los árboles. Lo que más lo impresionó es que iba muy bajo y en completo silencio”, agregó Burgos.

 

El origen de estos artefactos triangulares que se ven de manera recurrente en los cielos de diferentes partes del mundo no está claro y Burgos explicó las razones: “Casos tenemos permanentemente y van subiendo década tras década y reportes tenemos desde los años 50. El despegue de cantidad de reportes lo tenemos en la década del 90, sigue aumentando en la década del 2000 y en la del 2010 también tenemos. En esta del 2020 va a seguir en aumento. En total, tenemos en nuestro banco de datos unos 140/150 reportes de estos objetos triangulares. La mayoría en silencio, algunos hacen ruido o emiten zumbidos y se dejan ver y no es algo como un pestañazo. Los testigos pueden ver su estructura. Pero si vos me decís ¿de dónde son?, esa es la pregunta del millón, porque en los foros ufológicos siempre está el debate si son naves americanas o naves de una tecnología no convencional”.

 

“Acá lo importante es qué estaba haciendo eso en Mechita, un pueblo bonaerense cruzando la ruta 5 en dirección a Junín, volando a 50 metros de altura en completo silencio y nos planteamos de dónde venía, si algún radar lo captó y si pudo haber producido un aterrizaje. Ese es el quid de la cuestión más allá del supuesto origen”, se preguntó el ufólogo.

 

Consultado sobre la casuística en el primer mes del año 2020, Burgos aseguró que “durante el mes de enero tenemos unos 10 reportes que no es poco porque venimos de un 2019 con muy pocos reportes donde no llegamos al centenar. Al referirme a reportes no quiere decir que sean naves extraterrestres ni ovnis al cien por cien. Nosotros tomamos reportes de nuestras investigaciones, de nuestros corresponsales, colaboradores y de la prensa del interior. Evaluamos todos los casos y a fin de año, rescatamos entre un 10 y 15 por ciento de la casuística que son los de más extrañeza”.

 

“El 2019 se caracterizó por ser un año de muy pocas denuncias, a comparación de 2018 que podemos considerarlo de oleada donde tuvimos 250 reportes. Cayó en 2019 porque es típico que después de un año de mucha actividad de oleada, el fenómeno caiga”, amplió.

 

Por último, Burgos señaló que “en lo que va de este año 2020 en la Provincia de Buenos Aires no hubo muchos casos, sólo una decena. Hasta ahora no había un caso tan llamativo como este de Mechita. La mayoría son fotos sacadas con celulares que no se pueden analizar porque enseguida se pixelan. La gente nos manda muchísimo material fotográfico pero no le podemos decir si es un Ovni, un insecto o un ave. Siempre tenemos la época estival donde desde la costa nos mandan fotografías, reportes. Hasta ahora lo que más nos impresionó fue este caso de Mechita por el testigo y por la extrañeza del evento”, concluyó.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
NOTICIAS RELACIONADAS