martes 18 de febrero de 2020 - Edición Nº2428

Opinión | 8 ene 2020

Análisis

"La ley permitirá poner en orden las cuentas provinciales", por Carlos Grande (*)

La dificultad para tratar la ley impositiva elevada por el gobernador Axel Kicillof es un indicador de la disputa en nuestro territorio.


Y una muestra de que no tendremos la tregua que cualquier gobierno tiene, ya que la pelea por la hegemonía del sentido común está en el centro de la escena.

El proyecto elevado a la Legislatura representa un importante avance frente a la política que dejó Cambiemos como matriz, en la provincia y en todo el país, en términos del patrón de acumulación en la producción concentrada y primaria.

Se trata de una ley vital para que el proyecto político que representamos pueda comenzar a poner en orden las cuentas provinciales y pensar estrategias de transferencias de recursos de los que más han ganado en estos cuatro años a los que más desprotegidos quedaron.

Revertir esa situación es lo que rechazan los representantes de la fuerza opositora, que después de dejar “tierra arrasada” están veraneando en Europa, mientras millones de bonaerenses, en su mayoría niños y jóvenes, transitan sus vidas entre la pobreza y la indigencia.

La aprobación de la ley será una respuesta inicial a la esperanza con la que el pueblo bonaerense votó en las últimas elecciones, afirmado en la unidad del campo nacional y popular para derrotar al neoliberalismo en la provincia y el país.

(*) Carlos Grande , Presidente del Partido Solidario (Psol) de la Provincia de Buenos Aires, integrante de Frente de Todos

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS