Municipios  Viernes 10 de Junio del 2022 - 11:40 hs.                240
  Municipios   10.06.2022 - 11:40   
Escándalo
Irregularidades en Tigre: se suma otro caso de corrupción
Una vez más, el gobierno de Julio Zamora se ve envuelto en un escandaloso caso de corrupción, amor y negocios. Ya es cotidiano que cada “matrimonio” tenga su kiosco en el Municipio. Esta vez, de la mano de su ex jardinero, ahora devenido en concejal y que anteriormente ocupó el cargo de Director del Puerto de Frutos. Ahora a través de su actual esposa, le provee ropa e indumentaria al municipio de Tigre.
Irregularidades en Tigre: se suma otro caso de corrupción

Se trata de Alejandro Ríos, quien estuvo vinculado a un brutal crimen en 2010 en el cual se encuentra privada de su libertad su expareja: https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2021/08/25/fue-investigado-por-el-secuestro-y-asesinato-de-matias-berardi-y-ahora-es-candidato-a-concejal-del-frente-de-todos-en-tigre/

Luego, Ríos ya al frente del Puerto de Frutos, se vinculó sentimentalmente con Micaela Pianta (foto), quien entonces desempeñaba tareas de limpieza en la Park Service (empresa que realiza la limpieza en ese emblemático sitio turístico de Tigre).


A partir de su relación con el Director, su suerte cambió ya que al poco tiempo comenzó a desempeñarse como proveedora de indumentaria y ropa de trabajo a los empleados municipales. De ese modo siguió facturándole a la Municipalidad de Tigre.

Por si fuera poco y aprovechando ese golpe de suerte y fruto del amor con Ríos, le fue otorgada la concesión de tres locales municipales en el prestigioso Puerto de frutos de Tigre, durante el mandato de su marido como director de ese lugar.

 Este medio tuvo acceso a las pruebas y se puede constatar que el domicilio que figura en la factura de venta de ropa al municipio, es el de uno de los locales en el Puerto.




El Puerto de Frutos es un lugar muy visitado por turistas, el cual durante cada fin de semana factura millones de pesos por la cantidad de negocios que acarrea, el estacionamiento, la adjudicación de locales, la venta ambulante etc.  Si bien Alejandro Ríos es hoy concejal, manejaba a su antojo las decisiones sobre el puerto, por ser la persona de confianza del intendente Zamora.

Pero desde hace poco tiempo este poder sobre el centro comercial mermó, debido a la irrupción de Florencia Mosqueda, quien también es concejal y la encargada de ponerle un orden político a la situación, ya que es la máxima autoridad del área de turismo de la cual depende el Puerto de Frutos.
 
Esto muestra la total impunidad con la que se maneja esta gestión, apañada además por la falsa oposición del bloque de Juntos por el Cambio encabezada por Segundo Cernadas, quien selló un acuerdo con el intendente para votarle lo necesario y así seguir permitiendo estas situaciones en el municipio.