domingo 24 de enero de 2021 - Edición Nº2769

Interés General | 10 abr 2020

Por la cuarentena ocasionada por el Coronavir

Ya se aplica el plan de continuidad pedagógica de la mano de los celulares registrados en las cárceles bonaerenses

Las experiencias digitales se desarrollan en penales de La Plata, Azul, Campana, Lomas de Zamora, La Matanza, Dolores, Batán, San Martín, San Nicolás, Baradero, Urdampilleta, Sierra Chica, General Alvear y Florencio Varela. Los internos alumnos usan sus teléfonos móviles registrados para recibir contenidos educativos por parte de los docentes


Desde que se suspendieron las clases presenciales debido al aislamiento social obligatorio por la pandemia del COVID-19 y se aprobó el protocolo de uso de celulares para actividades educativas en contexto de encierro, alumnos de penales de La Plata, Azul, Campana, Lomas de Zamora, La Matanza, Dolores, Batán, San Martín, San Nicolás, Baradero, Urdampilleta, Sierra Chica, General Alvear y Florencio Varela continúan sus estudios a través de nuevas modalidades de cursada de la mano tecnología.

Se trata de la primera etapa de aplicación del Plan de Continuidad Pedagógica y que cumple con el  objetivo de colaborar con el dispositivo de acompañamiento en situación de contingencia escolar desarrollado para los estudiantes privados de su libertad por la Dirección General de Cultura y Educación, en coordinación con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires y el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

En esta primera etapa se continúa con la educación de alumnos de las escuelas primarias y secundarias de las Unidades 3 San Nicolás, 6 Dolores, 7 Azul, 9 La Plata, 11 Baradero, 14 y 30 General Alvear, 17 Urdampilleta, 27 Sierra Chica, 31 Florencio Varela, 40 Lomas de Zamora, 41 Campana, 43 La Matanza, 46, 47 y 48 San Martín y 44 y 50 Batán.

El jefe del SPB, Xavier Areses, explicó que “se adoptaron distintas alternativas que facilitan la continuidad pedagógica, estableciendo lazos entre el cuerpo docente y los estudiantes a través de diversos canales de comunicación y soporte de contenidos”.
Desde el SPB informaron que se inició la implementación de contenidos digitales mediante el uso de dispositivos móviles convirtiendo a los teléfonos celulares en una valiosa herramienta educativa para que las personas privadas de su libertad continúen su proceso de aprendizaje aún en tiempos en los que no resulta posible concurrir a la escuela.

En las cárceles del SPB los internos pueden cursar el nivel primario, secundario, terciario y universitario. De esta manera, los alumnos de los diferentes niveles pueden tener acceso al material bibliográfico en forma digital con el objetivo favorecer el cumplimiento del mencionado plan, optimizar recursos y prevenir la propagación y contagio del Covid-19.

Alejandro Ventri, del área educativa de la Unidad 46 San Martín, explicó cómo se está desarrollando esta tarea: “Desde la Cartera de Educación se mandó el material por mail, así que estamos gestionando las cuentas de correo electrónico de los internos para distribuirles el material y que puedan también trabajar a partir de google drive y las herramientas que provee. Esto permite el acceso a la información y hay voluntad tanto de los alumnos como del personal para que la aplicación sea exitosa”.

A través del coordinador educativo de cada Unidad del SPB se distribuye el material a los tutores educativos de cada pabellón, responsables de distribuir a los alumnos, digitalmente, las actividades y ellos también pueden por fotos o textos hacer el camino inverso para su corrección. La idea es aprovechar los recursos que ofrecen las nuevas tecnologías como el uso de correo electrónico, Whatsapp, Bluetooth, entre otras herramientas digitales, que permiten un proceso de educación a distancia.

El testimonio de uno de los alumnos

Diego tiene 40 años y es alumno de una de las escuelas que funciona en la Unidad 48 San Martín. Él contó su experiencia: “Estoy estudiando la carrera de Sociología en la Universidad de San Martín acá en el CUSAM y además estoy trabajando en la escuela del penal y lo que es primaria y secundaria se están mandando todo los materiales vía mail, por google drive, para que los alumnos puedan estudiar. El referente de cada pabellón va pasando la información y los apuntes a cada estudiante. Y nos dan un tiempo para contestar todo”.

“Esta modalidad de estudio, a través del uso del teléfono, está buenísima, porque no nos atrasamos con todo esto de la cuarentena, sino perdemos todo el año”, agregó Diego.

A raíz del fallo del Tribunal de Casación, el Servicio Penitenciario Bonaerense reglamentó el uso de telefonía celular en las cárceles de la Provincia. “La habilitación de las comunicaciones a través de dispositivos móviles en el ámbito del SPB regirá mientras dure el aislamiento social preventivo y obligatorio (DNU 297/20) o cualquier otra restricción a la libre circulación de las personas con motivo de la pandemia Covid-19” establece el documento y destaca que “Este Protocolo tiene como objetivo esencial facilitarle a la población privada de la libertad: a) el contacto con sus familiares y afectos, b) su desarrollo educativo y cultural y c) el acceso a información relativa a su situación procesal”.

“Con la implementación del plan de continuidad pedagógica se mantiene el objetivo permanente, en estos tiempo particulares por los que a todos nos toca transitar, que la escuela continúe presente, cercana y con vínculo indisoluble con cada uno de los estudiantes privados de su libertad”, enfatizó Areses.

Los docentes utilizan distintas modalidades: el correo electrónico, grupos de Whatsapp y hasta el Bluetooth, tanto para enviar contenidos como para realizar las evaluaciones.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
NOTICIAS RELACIONADAS