miércoles 08 de julio de 2020 - Edición Nº2569

Interés General | 31 may 2020

Especial para NOTICIA BAIRES

Barcelona recupera ritmo en boliches y reuniones

Durante la cuarentena -que en España comenzó el 14 de marzo- la ciudad famosa por su particular arquitectura y sus artistas del modernismo catalán, quedó envuelta en un silencio nunca antes conocido. Frente a la fachada de la Sagrada Familia, lo que solía ser un tumulto de turistas posando para la cámara, se transformó en una calle vacía. La basílica diseñada por Gaudí, cuya finalización estaba prevista para el 2026, suspendió sus obras hasta que se recupere el turismo. Es que su financiamiento proviene de la venta de entradas.


El tiempo pasó y en estos días Barcelona ingresó en la fase 1, en la que abrieron las terrazas de los bares, los comercios y se permitieron las reuniones en casas de hasta 10 personas.

 

A lo largo de la Avenida de Gaudí, que conecta de forma diagonal la Sagrada Familia con el Hospital Sant Pau -característico por su fachada de ladrillo rojo y su torre de reloj que se erige sobre el techo- muchas personas se encuentran en las terrazas de los bares para salir de tapas y cañas. Si bien solo está permitido abrir al 50% del aforo para respetar la distancia mínima de seguridad, todas las mesas están llenas e incluso hay que esperar para poder sentarse.

 

Alrededor de las 9 de la noche, entre el ruido de los autos, los glovers, la gente que sale a correr y a caminar, y la reapertura de los bares, la ciudad pareciera haber recuperado su dinamismo habitual.

 

Un mes después de que comenzó el plan de desescalada en España con la salida de niñas y niños el 26 de abril, día en el que se vieron grandes aglomeraciones de gente, las cifras de contagios y de muertes de Covid-19 permanecen estables. En las guardias de los hospitales, que durante semanas solo recibían ingresos por casos de coronavirus, comienzan a aparecer otros incidentes como accidentes por andar en patineta. 

 

Habiendo transcurrido la primera semana de la fase 1, Barcelona espera la llegada de la próxima etapa, que podría darse dentro de una semana como mínimo, para ir a la playa. Si bien se puede ir a caminar o a hacer deporte dentro de las franjas horarias asignadas por grupo de edad, todavía no está permitido bañarse ni tomar sol. 

 

Se espera que a partir del 22 de junio se pueda viajar entre provincias que estén en la misma fase, por lo que Barcelona podría demorarse un poco más en inaugurar la temporada de verano. Sin embargo, mientras tanto, ya se puede salir a refrescarse con una cerveza y unas tapas españolas. 

 

Rosario Sica, periodista bonaerense viviendo en Barcelona, especial para NOTICIA BAIRES

Instagram: https://www.instagram.com/rochisica/?hl=es-la

Twitter:  https://twitter.com/rochisica

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
NOTICIAS RELACIONADAS