viernes 07 de agosto de 2020 - Edición Nº2599

Interés General | 30 abr 2020

Especial para NOTICIA BAIRES

La “nueva normalidad” de una España en crisis

Rosario Sica, es una periodista platense viviendo en Barcelona. Desde allí, cuenta cómo se vive en España la pandemia del Covid-19 para Noticia Baires.


España se prepara para iniciar un plan de transición hacia la “nueva normalidad” a partir del 4 de mayo. El pasado 26 de abril, niñas y niños salieron a pasear con sus patinetas, a jugar a la pelota y a visitar a sus abuelos desde el balcón. Si bien solo estaba permitido que los acompañara un adulto, muchas familias enteras salieron a la calle y se vieron grandes aglomeraciones de gente en las diferentes ciudades.

 

A pesar de que no todas las personas respetaron las medidas de distanciamiento social y de prevención tales como el uso de barbijo -que no es obligatorio sino una recomendación- el gobierno de Pedro Sánchez anunció que se llevará a cabo una desescalada progresiva que constará de cuatro fases. Las mismas se implementarán conforme a las capacidades sanitarias y la situación epidemiológica de cada provincia, y tendrán una duración de dos semanas como mínimo.

 

En la primera etapa, además de las salidas de niñas y niños y del permiso para hacer deporte una hora por día, se permitirá la apertura de locales con cita previa, el funcionamiento de restaurantes para retirar comida y el entrenamiento individual de deportistas profesionales. Se espera restablecer la movilidad social a fines de junio. De esta manera, se prevé una temporada de verano en la que la hostelería, la gastronomía, los centros comerciales y las actividades culturales como el cine y el teatro, abrirán a la mitad de su capacidad y respetando una distancia mínima de 2 metros.

 

Si bien el número de contagios y de muertes diarios continúa la tendencia a la baja, la crisis del Covid-19 en España lejos está de considerarse superada. ¿Qué razones llevan entonces al gobierno a impulsar un plan de desconfinamiento, delegando el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social y de higiene en la responsabilidad individual?

 

En un contexto de crisis económica y política, del colapso del sistema sanitario, de avance de un movimiento de derecha con un fuerte discurso racista y anti inmigratorio y de conflictos internos, entre los que destaca principalmente el independentismo catalán, el gobierno de Pedro Sánchez se enfrenta al desafío de salir airoso de la pandemia y de preservar la cohesión de su partido.     

 

Hasta el último día previo al decreto del estado de alarma el 14 de marzo, el gobierno y la sociedad española observaban lo que ocurría en Italia desde una perspectiva distante y ajena. Muchas personas compartían la idea de que la propagación de este nuevo virus, que ya ocasionaba números altísimos de contagios y de muertes, en realidad se trataba de una conspiración de Estados Unidos contra China. Pocas semanas después, España superó a Italia en la cantidad de casos convirtiéndose así en el país más afectado de Europa por el coronavirus y en el ejemplo que puso en alerta al mundo entero.

 

Del otro lado del Atlántico, Argentina continúa esperando el pico de contagios que sigue postergándose. España, habiendo alcanzado esa etapa hace varias semanas, se prepara para iniciar el proceso de desconfinamiento sin mayores certezas. Cada país lo realizará de manera diferente, acorde a sus propias particularidades y necesidades. No obstante, las mismas preguntas atravesarán los diferentes continentes y las diversas culturas: ¿Cuáles serán las nuevas maneras de relacionarnos? ¿Cómo serán las formas de habitar los espacios públicos y privados? ¿Durante cuánto tiempo las normas de higiene y de saneamiento permanecerán como un imperativo indispensable en nuestra vida cotidiana?

 

En tiempos en los que la salud se vuelve la única prioridad y todo lo que conocíamos se cae, en los que nos envuelve la incertidumbre y en un mundo en el que miles de personas mueren a diario a falta de un sistema capaz de contener su propio colapso, se torna necesario reivindicar la importancia del estado de bienestar y del acceso a la salud pública como un derecho. Porque si no tenemos salud, no nos queda nada.

 

Instagram: @rochisica

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
NOTICIAS RELACIONADAS