Edición N° 1956
Registro DNDA N° 5356168

La Plata, Buenos Aires. Argentina
Colegios Profesionales
Una fecha especial

Hoy se celebra el Día del Farmacéutico Argentino

María Isabel Reinoso, presidente de la Confederación Farmacéutica Argentina, habló de la importancia de los fármacos y las vacunas para incrementar la esperanza de vida de la población.


Por María Isabel Reinoso, presidente de la Confederación Farmacéutica Argentina:

La esperanza de vida de la población aumentó en los últimos años gracias, en gran parte, a los fármacos y las vacunas, cada vez más complejos, con mayor tecnología. Detrás de cada medicamento está el conocimiento y el trabajo de un farmacéutico. Desde la investigación, la elaboración, la distribución, la dispensa en farmacias comunitarias u hospitalarias y la fiscalización para garantizar su calidad y seguridad.

El farmacéutico es un profesional de la salud permanentemente actualizado, con los desafíos que plantea el vertiginoso avance de las ciencias farmacéuticas.

Esa esperanza de vida que se ha corrido varios años, presenta hoy al farmacéutico el reto de darle atención y calidad de vida a un nuevo perfil de paciente, con enfermedades crónicas, que requiere asesoramiento permanente, control y cuidados especiales no solo para él, sino también para su familia y su comunidad, ya que la pérdida de salud tiene impacto emocional en el paciente y su entorno. Muchas veces vienen a la farmacia no a adquirir un medicamento, sino a buscar un consejo, a contarnos su problema de salud. Por eso hoy más que nunca el farmacéutico tiene un rol social.

La farmacia, en la mayoría de las provincias de nuestro país, es considerada un servicio de utilidad pública. En las farmacias comunitarias, además de la dispensa, se brindan servicios como la vacunación, el control de la presión arterial y la diabetes.

La cercanía es un valor fundamental del farmacéutico. En muchas localidades de nuestro país es el único agente sanitario que trabaja promoviendo hábitos de vida saludables, en la prevención, en la detección oportuna de enfermedades y asesorando al paciente para que obtenga el mejor resultado de su tratamiento.

Este año ha sido muy duro para los farmacéuticos, sobre todo para aquellos que ejercen en farmacias comunitarias, aquellos que defendemos a la farmacia como un servicio de salud y no como un comercio. Pero no debemos bajar los brazos porque nuestros pacientes valoran nuestro consejo y merecen la mejor atención.

Cuidar la salud de nuestros pacientes, en todos los ámbitos de ejercicio de la Farmacia, es nuestra vocación. Desde nuestras farmacias los contenemos, entendemos y atendemos las 24 horas los 365 días del año.

Por eso estamos con todos y cada uno de los farmacéuticos argentinos, defendiendo su valor como profesionales de la salud y su vocación.

¡Feliz día!