Edición N° 1958
Registro DNDA N° 5356168

La Plata, Buenos Aires. Argentina
Gremiales
La toma lleva varias horas

Trabajadores de Astillero Río Santiago toman el Ministerio de Economía bonaerense

Trabajadores del Astillero Río Santiago tomaron la sede del Ministerio de Economía de la provincia de Buenos Aires en medio de una fuerte disputa que mantienen con las autoridades bonaerenses. "No queremos estar en la calle, lo que queremos son los insumos y poder trabajar", dijo Francisco Banegas, uno de los delegados.


Desde el gobierno provincial negaron que no haya insumos y aseguraron que hay un trasfondo político. "El Astillero tiene 3251 trabajadores, le cuesta a la Provincia $ 3500 millones al año (alrededor del 15% del déficit fiscal anual) y genera sólo el 1%. El otro 99% lo financian los bonaerenses con sus impuestos", explicaron a Clarín. 

"Pese al crecimiento del personal, no logra cumplir con los plazos de ejecución de los trabajos acordados. Para que la construcción de un barco como los petroleros de PDVSA sea rentable, debe llevar no más de dos años en su ejecución. Sin embargo, actualmente hay dos barcos en construcción que ya llevan más de 10 años y aún les falta al menos uno para estar listos", respondieron desde la gestión de Vidal. 

Desde el Gobierno de María Eugenia Vidal aseguraron que forzaron las rejas para entrar y que arrojaron bombas de estruendo en el interior del edificio. Según indicaron, entraron por calle 8 tras saltar las rejas.

Hace 5 días, trabajadores agrupados en ATE Ensenada realizan una toma de la planta en demanda de insumos para reiniciar la producción. En el inicio de esa protesta, retuvieron dentro de las instalaciones al interventor de la compañía, Daniel Capdevila, y a cinco empleados jerárquicos.

“Si bien dicen de la boca para afuera que no van a privatizar ni echar a nadie, el avasallamiento que estamos sufriendo los trabajadores sin insumos y sin tener trabajo, y teniendo el mes que viene todos los descuentos, hace que las familias no aguanten más y no podamos tener ni para comer. Un trabajador que cobra hoy 5 mil pesos no puede comer”, dijo Lalo Vallejos, otro delegado, al canal C5N.

Lo cierto es que el astillero de Ensenada suspendió sus actividades hace casi dos meses: “No tenemos insumos para terminar las dos construcciones. Dijeron que no van a poner un peso para terminar esas obras”, explicó Vallejos.

Desde la Provincia se habían comprometido a convocar a los empleados estatales para discutir paritarias, reactivar la planta y garantizar los insumos necesarios para continuar con la reparación y fabricación de barcos. Para el lunes había una reunión pautada, pero finalmente se suspendió.