Edición N° 1952
Registro DNDA N° 5356168

La Plata, Buenos Aires. Argentina
Politica
Arakaki y Ponce, presos

La izquierda le pide a Macri que se libere a los militantes detenidos

Junto a organismos de derechos humanos, el Partido Obrero se movilizó reclamando la libertad de dos dirigentes trotskistas que continúan presos tras los episodios de Plaza de Mayo, en el marco de las protestas por la reforma jubilatoria.


El Partido Obrero movilizó junto al Encuentro Memoria Verdad y Justicia, organismos de derechos humanos, organizaciones de izquierda, políticas y sociales de Congreso a Plaza de Mayo reclamando la libertad de César Arakaki y Dimas Ponce, militantes trotskistas presos en las movilizaciones contra la reforma jubilatoria, en diciembre pasado.

“César Arakaki y Dimas Ponce son víctimas de un intento de criminalizar la movilización popular que rechazó la reforma jubilatoria el 14 y el 18 de diciembre, frente al Congreso y en los masivos cacerolazos de la noche. Estamos frente a una causa con un carátula armada solamente para impedir la excarcelación y con detenidos al azar, cuyo objetivo es amedrentar al conjunto del movimiento popular que rechaza las reformas antiobreras del gobierno", dijo Marcelo Ramal, dirigente del PO.

Por su parte, el diputado Néstor Pitrola indicó que “el juez Torres actúa al son de las necesidades del gobierno de Macri. Pero la movilización contra la domiciliaria a Etchecolatz, la marcha de hoy, las muestras de solidaridad con César y Dimas, y las 300.000 personas que se movilizaron contra la reforma previsional muestran la voluntad de los trabajadores y el pueblo argentino para derrotar el paquete de ajuste y su política represiva".

"Las detenciones de Arakaki y Ponce son el punto más alto de una escalada represiva, que implicó la burda difamación de la semana pasada contra el PO, al que quiso involucrar por una bomba casera colocada frente al Departamento de Policía. El Partido Obrero no va a cesar en la lucha por la libertad de los detenidos y por un gran paro activo nacional para derrotar la reforma laboral y la política represiva", agregó.

Formaron parte de la movilización, además de Pitrola y Ramal, distintos dirigentes del Partido Obrero, Celia, la compañera de César, Juliana, la hermana de Dimas, dirigentes del Frente de Izquierda, Julián Asiner, presidente de la Fuba y numerosos representantes del sindicalismo combativo como el Sutna, el Sitraic, AGD-UBA y Sipreba.

En la Plaza se leyó un documento común del Encuentro Memoria Verdad y Justicia y una carta escribió Arakaki desde la cárcel, en donde asegura entre otras cosas que "hoy la justicia está siendo manipulada por el Gobierno y un sector económico que no acepta oposición, ese sector que desdibuja con un discurso precario que manifestarse es ser violento".