Edición N° 2207
Registro DNDA N° 5356168

La Plata, Buenos Aires. Argentina
Legislativas
Tras la fallida sesión de este jueves

Galmarini: “Quieren votar una agencia de boys scouts con un senador trucho”

“El Frente para la Victoria quiso imponer una ley de agencia de boys scouts con un senador trucho”, declaró Sebastián Galmarini, senador provincial por el Frente Renovador, tras el cuarto intermedio con el que el oficialismo levantó la sesión hasta el próximo lunes.


“Sentaron en la banca a Norberto García, funcionario de la Subsecretaría de Transporte de la Nación. La Constitución Provincial prohíbe que una persona pueda ser legislador y funcionario provincial o nacional al mismo tiempo. Solicitamos al oficialismo que nos muestren su renuncia, pero no lo hicieron. Esta es una maniobra para sacar la policía comunal a libro cerrado, sin debatir las modificaciones que sugerimos desde nuestro bloque y que el propio ministro Granados asintió en este recinto”, denunció Galmarini.

El senador del Frente Renovador agregó: “Fue una sesión escandalosa. No conformes con forzar la presencia de Norberto García, quisieron aprobar la licencia de otro senador -que se encuentra en Alemania junto al Diputado Julián Domínguez- para poder sentar a su suplente, Elida de Bartoletti. El Frente para la Victoria y sus aliados no contaban con los votos 24 necesarios para lograr la mayoría absoluta, pero el Secretario Legislativo intentó darlo por aprobado con votos inexistentes. Ante la protesta de nuestro bloque, la sesión pasó a cuarto intermedio.”

El proyecto del ejecutivo tiene media sanción de la Cámara de Diputados, aprobado por el oficialismo y sin consensuar los despachos de las minorías en esa Cámara, donde el oficialismo cuenta con una holgada mayoría (44 de 92 entre FpV y Nuevo Encuentro). Durante su tratamiento, el Frente Renovador hizo observaciones sustanciales que no fueron tenidas en cuenta. Desde su llegada al Senado, el FpV buscó su aprobación sin cambios, aun cuando el mismo Ministro de Seguridad de la Provincia reconoció en el plenario de las comisiones que tratan el proyecto que el mismo tiene defectos, que van desde confundir aprehensión con detención, hasta diferencias en los términos del financiamiento y el estado policial de los nuevos agentes. El FR presento 24 modificaciones y sugiere la supresión de otros 9 artículos de la ley enviada desde Diputados.

 Las observaciones del massismo

 “El proyecto tiene errores conceptuales y técnicos. Hay apuro en sacar esta propuesta, sin aprovechar la oportunidad de debatirla en el Senado. Estamos dispuestos a hacer aportes para no desvirtuar el espíritu de la policía comunal, queremos profundizar la discusión para generar mejores herramientas y hacer un aporte a la calidad institucional, mejorar el desempeño y las gestiones de los gobiernos locales”, declaró Galmarini. “Además, creemos que el proyecto podría discutirse en comisión también en Asuntos Constitucionales y Acuerdos y en Presupuesto”, agregó.

 “Los municipios colaboran con el patrullaje de sus respectivos distritos en la medida de sus posibilidades, pero no cuentan con los recursos financieros para hacerse cargo de los agentes de la policía. No se puede tratar de liberar al ejecutivo provincial del problema de la inseguridad, sin dejar de reconocer los aportes locales y darle herramientas a los Intendentes para dar una mejor respuesta a esta demanda social”, opinó el senador.

En los artículos 5º, 6º y 8, el Frente Renovador abre un debate conceptual: autonomía versus desconcentración de funciones. La postura del bloque es reconocer los aportes locales y brindarles las herramientas directamente a los municipios, que sea el gobierno local quien defina las dependencias, competencias y límites de la nueva policía. Que la fuerza comunal coordine funciones con otras fuerzas y con la policía provincial.

En el artículo 8º incorporan un agregado sobre violencia familiar, con la creación de un plantel profesional especializado en esta problemática.

Otro de los ejes en conflicto es el del uso del arma, pues el proyecto sciolista propone que los agentes entreguen su arma reglamentaria en el lugar de trabajo una vez finalizado el horario de prestación de servicio, pero el FR encuentran allí una contradicción con la definición del llamado estado de policía: “Queremos que quede claro que es el Intendente quien está operativamente al frente de la fuerza; que la misma debe tener facultad para aprehender sospechosos para luego ponerlos a disponibilidad de la autoridad competente y que los agentes deben tener ‘estado de policía’, es decir que pueden actuar frente a un delito aún no estando en servicio”, observó el legislador.

Entre los cambios que propone el FR, un eje central se refiere al financiamiento. El proyecto prevé el financiamiento de nuevos agentes de policía y gastos de equipamiento pero no establece un mecanismo automático para girar los fondos estipulados que garantice su transparencia y automaticidad, lo cual podría quedar sujeto a la discrecionalidad del gobierno provincial.

Otro tema trascendente para el bloque del FR es garantizar las autonomías municipales en el funcionamiento de la policía local. Hemos planteado la imposiblidad que el PE Provincial pueda intervenir a la Policía local. Tal como fue sancionado por la HCD, le da facultades al gobernador de intervenir las policías locales y ello avasalla la autonomía funcional de la fuerza que estamos creando.

Por otra parte, eliminan la Audiencia Pública como mecanismo para designar al Jefe de la Policía y su remoción. “El proyecto dice que no es vinculante, con lo cual proponemos que la designación quede a cargo del Intendente y de 2/3 de los Concejos deliberante”, cerró el senador Galmarini.