Edición N° 2318
Registro DNDA N° 5356168

La Plata, Buenos Aires. Argentina
Gremiales
Un acuerdo multisectorial para un país sin hambre

El Arzobispo de La Plata recibió a dirigentes sindicales, sociales y empresariales

El Arzobispo de La Plata, Víctor Manuel “Tucho” Fernández recibió a los integrantes de la “Mesa Nacional de Diálogo por el trabajo y la vida digna”, quienes entregaron un documento que expresa la voluntad de componer “Una Patria Fundada en la Solidaridad y el Trabajo”. La Central de los Trabajadores de la Argentina estuvo representada por su secretario general Roberto Baradel y su adjunto Raúl Calamante, entre otros dirigentes.


 Al término del encuentro Roberto Baradel Secretario General de la CTA de los Trabajadores y de los docentes bonaerense enrolados en le SUTEBA señaló que salimos “esperanzado por propiciar una reunión con el Monseñor Fernández, Arzobispo de La Plata, y los representantes de los sindicatos y los movimientos sociales”. Al tiempo que agregó: “Todos buscamos un acuerdo social que permita construir un país sin hambre, con educación, trabajo y justicia social para todos y todas”.

El documento elaborado en diciembre pasado por las entidades sindicales, organizaciones, asociaciones de la sociedad civil, del mundo del trabajo, de la producción, y del sector académico que integra la “Mesa de Encuentro por el Trabajo y Vida Digna” señala que “nuestra Patria había comenzado a transitar un camino de dolor”. Y que “tal preocupación obedecía al aumento de la injusticia social y la desigualdad producidas por decisiones de gobierno orientadas a garantizar el incremento de la renta de corporaciones internacionales y dejando para después la satisfacción de las necesidades de nuestro pueblo. Especialmente las necesidades de quienes más padecen en su propio cuerpo los efectos de un modelo basado en la vieja división internacional del trabajo: primarización de la economía, extractivismo de recursos minerales y extractivismo financiero”.

Para los integrantes de la mesa de dialogo es urgente y necesario un acuerdo multisectorial amplio que incluya a todos los sectores. Y le hicieron saber al monseñor platense que “El Gobierno Nacional, electo democráticamente en 2015, no quiso, no supo o no pudo administrar las presiones de quienes tienen en la especulación financiera y el acrecentamiento de la propia renta el único parámetro de acción. No se generaron condiciones para resolver las necesidades más elementales de los humildes, de los desamparados y excluidos, que requieren de medidas básicas para la subsistencia y para efectivizar la justicia social”.

En ese contexto, y dada la gravedad de la situación actual, los participante del encuentro expresaron la necesidad de comprometerse con la llamada de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Iglesia Católica, de las Iglesias Evangélicas y de miles de personas en las calles el último 28 de agosto y “sumarnos al urgente pedido de implementar  la Emergencia Alimentaria”.

Medidas solicitadas:

-Fortalecimiento de una canasta básica de primera infancia, y de mujeres embarazadas o en período de lactancia, incrementando, entre otras medidas, la Asignación Universal por Hijo.

-Aumento de presupuesto de comedores y huertas escolares y comunitarias para mejorar la cantidad de raciones y la calidad nutricional y el fomento y mayor desarrollo de la agricultura familiar y social.

-Reintegro del IVA a los consumidores de menos recursos y aumento del número de productos sin IVA o con reducción del mismo, que compongan la canasta básica.

-Actualización de los montos del Programa Pro Bienestar del PAMI, desactualizados por el aumento de la inflación, y aumento de la cobertura de los medicamentos para jubilados y pensionados

-Disposición de tierras públicas ociosas, a través de comodato, para que puedan ser productoras de alimentos trabajadas por organizaciones sociales y de la economía popular y la agricultura familiar para lograr el autoabastecimiento alimentario

-Utilización de los espectáculos públicos -culturales y deportivos- para recaudar alimentos y artículos de primera necesidad.

Por último el documento señala que la “la solución a esta crisis requiere, más que parches económicos, de un fuerte compromiso político que genere consensos en el diseño e implementación de políticas públicas. Por ello nos comprometemos a impulsar un diálogo abierto y sincero, basado en los principios de solidaridad y el trabajo como fundamentos de la vida digna, y que faciliten un ACUERDO MULTISECTORIAL, sin antinomias pero comprometidos con los más débiles, donde cada persona y cada sector encuentren el lugar desde el cual contribuir a la construcción de nuestra Comunidad Nacional.

La “Mesa de diálogo y encuentro por el trabajo y la vida digna” está conformada por: La CGT, CTA/Autónoma, CTA/Trabajadores, Unión Industrial Argentina, Frente sindical para el Modelo Nacional, Corriente Federal de los Trabajadores, Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), Frente Agropecuario Nacional (FAN), Centro Argentino de Ingenieros Agrónomos (CADIA), ADIMRA, Movimiento Rural Argentino, Confederación Argentina de Mutualidades (CAM), Movimiento Cuidadores de la Casa Común, Corriente Clasista y Combativa (CCC), Somos Barrios de Pie, Movimiento Evita, CTEP, Federación de Cooperativas Federales (FECOFE), Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar), Frente Productivo Nacional, Asociación de Mutuales de Conurbano Sur, Coninagro, Asociación Tambera de Santa Fe, Federación Agraria, CARBAP, Foro de Empresarios Nacionales, Pymessur, CGE, CGE Ciudad de Buenos Aires, Asociación de Agricultores Federados, Pastoral Social Evangélica, FUNDTIC, Federación de Círculos de Obreros Católicos, Foro Popular por la Salud y la Vida Digna, Asociación de Comunicadores por Internet (ACAPI), Argentina en Comunicación, Federación Marítimos, Portuarios y Navales (FEMPINRA) Frente Popular Darío Santillán, Federación Nacional Campesina, Movimiento Nacional Campesino Indígena, entre otros.